Páginas

Uvas



La uva es una fruta obtenida de la vid. Las uvas, granos de uva, vienen en racimos y son pequeñas y dulces. Se comen frescas o se utilizan para producir agraz, mosto, vino y vinagre.


Crecen agrupadas en racimos de entre 6 y 300 uvas. Pueden ser negras, moradas, amarillas, doradas, púrpura, rosadas, marrones, anaranjadas o blancas, aunque estas últimas son realmente verdes y evolutivamente proceden de las uvas rojas con la mutación de dos genes que hace que no desarrollen antocianos, siendo estos los que dan la pigmentación.



Uva Negra (Vitis Vinifera) En las uvas negras abundan diversas sustancias de reconocidas propiedades que son beneficiosas para la salud, tales como el resveratrol, antocianos, flavonoides y taninos, responsables del color, aroma y textura caracteristicos de esta frutas y de los que dependen diversas propiedades.

El resto de nutrientes que aporta la uva negra también es muy valorado por su contenido en fibra, vitamina y minerales siendo notablemente superior a la de la mayoría de las frutas conocidas.



La piel y semillas de la Uva Negra es rica en Resveratrol, este es un fantástico apoyo al sistema cardiovascular.


Si se toma jugo o zumo de Uva Negra incluyendo la piel, la pulpa y las semillas se alimenta el sistema circulatorio favoreciendo la salud cardiovascular, el sistema inmunológico, estados anémicos, enfermedades del riñón y problemas intestinales.

Propiedades y beneficios de la Uva negra

• La uva negra ayuda en la prevención del envejecimiento prematuro, por su alta concentración de antioxidantes.


• La uva negra protege al sistema cardiovascular global

• La uva negra es útil en los trastornos vasculares o circulatorios


• La uva negra previene la formación de coágulos sanguíneos


• La uva negra ayuda en la lucha contra los Radicales Libres.

• La uva negra cuida del del sistema Inmunológico

• Ayuda en la debilidad corporal

• La uva negra combate los estados anémicos

• Ayuda a prevenir la inflamación

• Ayuda en la visión nocturna


• Ayuda a prevenir la formación de cataratas

Las uvas y el envejecimiento


Una de las sustancias que también se halla presente en las uvas es el resveratrol, presente también en las nueces , frena el deterioro de nuestro organismo debido a los procesos de envejecimiento, mejorando la calidad de vida de los ancianos.


En un estudio dirigido por el Instituto Nacional de Envejecimiento de Baltimore (EEUU) y publicado por la revista científica Cell Metabolism, sobre los efectos del resvaratrol en animales de experimentación se ha observado que esta sustancia disminuye el dañino estrés oxidativo y consigue un envejecimiento saludable similar al producido por la restricción calórica en la dieta.


Sabido es que las dietas bajas en calorías no solamente mejoran el estado de salud de una persona, sino que también nos protegen frente al desarrollo de tumores cancerígenos (prevención de la carcionogénesis) que podrían producirse en personas de edad avanzada.


Uvas: Contienen hasta un 72% de sales alcalinas. Las pasas un 58%.


Son excelentes para todas las personas. Proporcionan a veces las 800 calorías por Kg. casi como las patatas.

Las uvas por sus sales de potasio, su alcalinidad la hace poseer un acción diurética, laxante, colagoga.


Las uvas son remineralizantes, refrescantes, descongestionante, vitalizante y estimulante del intestino, del hígado y de los tejidos, facilita las oxidaciones celulares y gracias a la vitamina C que posee, activa la asimilación digestiva.

Por ello Las uvas son indicadas a los temperamentos sanguíneos y biliosos.


Es buena para la anemia, intoxicación, gastritis, enfermos de hígado o bazo, hidropesía, enteritis, estreñimiento, etc.


La cura de uvas posee un magnífico efecto desintoxicante. Estimula la función hepática y, en particular, la secreción biliar.

En casos de mala circulación, miocarditis, insuficiencia cardiaca, hipertensión, así como en las enfermedades del riñón, el jugo de uva ayuda a la evacuación de líquidos retenidos en los tejidos (edemas).


En casos de reumatismo, gota, uricemia, la cura de uvas facilita la eliminación de materias morbosas y un ahorro de proteínas. Realiza un verdadero lavado de la sangre.




Variedades

La mayoría de la uva cultivada proviene de la especie Vitis vinifera, natural de la Europa mediterránea y Asia central. En menor cantidad se producen en América y Asia:

Vitis labrusca, natural de Estados Unidos y Canadá.

Vitis riparia, natural del este de Estados Unidos y norte de Quebec.

Vitis rotundifolia, natural del suroeste de Estados Unidos desde Delaware al golfo de México.

Vitis vulpina.

Vitis amurensis la más importante de las especies de Asia.


La uva de playa Coccoloba uvifera, es el nombre de una fruta que nada tiene que ver con la uva de vid ya que pertenece a la familia Polygonaceae, aunque posee lejanamente un sabor a ésta, su forma es similar, pero solo con una única semilla grande. La planta es un árbol que puede llegar a ser de gran tamaño, es común en el Caribe.



Doce Uvas

Las doce uvas es una tradición de origen español y extendida a otros países hispanoamericanos como México, Venezuela, Argentina, Perú, Chile, Colombia etc. También se comen en Italia.


Consiste en comerse 12 uvas, una por cada campanada a las 12 de la noche del 31 de diciembre (Nochevieja). El lugar tradicional de las 12 campanadas en España es la Puerta del Sol (Madrid), donde se encuentra el conocido reloj de la Casa de Correos (Véase: Historia de la Puerta del Sol). Generalmente su origen se remonta entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX siendo la teoría más extendida la que sitúa su origen en un excedente de uva por parte de agricultores de Alicante y Murcia


La primera referencia escrita sobre las doce uvas aparece en la Nochevieja de 1895,  en esta fecha fue el Presidente del Consejo de Ministros quien despidió el año 1895 con uvas y champán.

El origen de la tradición de comer las uvas tiene un precedente: un bando municipal del alcalde de Madrid, José Abascal y Carredano, de diciembre de 1882, por el que se imponía una cuota de 1 duro (cinco pesetas) a todos los que quisieran salir a recibir a los Reyes Magos. Esta tradición servía para ridiculizar a algunos forasteros que llegaban esos días y a quienes se les hacía creer que había que ir a buscar a los Reyes Magos la madrugada del 5 de enero; se utilizaba, además, para beber y hacer cuanto ruido se quisiera.

Con este bando José Abascal privó a los madrileños de la posibilidad de disfrutar de un día de fiesta en donde se permitiese casi todo. Esto, junto a la costumbre de las familias acomodadas de tomar uvas y champán en la cena de Nochevieja, provocó que un grupo de madrileños decidieran ironizar la costumbre burguesa, acudiendo a la Puerta del Sol a tomar las uvas al son de las campanadas. Estos son los antecedentes que dieron lugar a esta costumbre.


El inicio de esta tradición española no comienza en 1909, como se cree, sino, al menos, en diciembre de 1896 en la Puerta del Sol madrileña.

La prensa madrileña ya comentaba en enero de 1897:  "Es costumbre madrileña comer doce uvas al dar las doce horas en el reloj que separa el año saliente del entrante". Al año siguiente la prensa  animaba a esta tradición con un artículo titulado "Las Uvas milagrosas".


La tradición marca tomar las doce uvas a los pies del reloj de la Puerta del Sol, pero esta tradición provocó tanto interés que ya en 1903 las uvas también se comían en Tenerife y poco a poco se fue ampliando al resto de España, aunque la tradición marca que deben tomarse en la Puerta del Sol.

La prensa de 1907 se queja de que esta tradición, supuestamente importada por los aristócratas de Francia o Alemania,  se haya arraigado tanto en la sociedad y la clase más baja la haya adoptado cuando en sus primeros años se burlaba de esto.

Esta tradición ya se conoce en toda España en 1903,  aunque no será hasta años después que se extienda a todo el territorio nacional.

Aunque queda claro que la tradición, documentada desde diciembre de 1897, algunos la retraen a 1880,  pero sentando en diciembre de 1896, el inicio cierto de la tradición de comer doce uvas al compás de las doce campanadas del reloj de la Puerta del Sol.

En 1909, agricultores levantinos de Murcia  y Alicante, encontrándose en ese año con excedente de uva y con objeto de sacar al mercado la producción, lograron popularizar la costumbre y darle el impulso definitivo que, desde entonces, acabaría por convertirla en consolidada tradición.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...