Páginas

El regreso del hijo pródigo

Un hombre tenía dos hijos. El menor dijo a su padre: (Lc 15, 11-32) Y el padre les repartió la herencia. A los pocos dias el hijo menor reunió todo lo suyo, se fue a un pais lejano y alli gastó toda su fortuna llevando una mala vida.


Cuando se lo habia gastado todo, sobrevino una gran hambre en aquella comarca y comenzó a padecer necesidad. Se fue a servir a casa de un hombre del país, que le mandó a sus tierras a cuidar cerdos. Gustosamente hubiera llenado su estómago con las algarrobas que comian los cerdos pero nadie se las daba.

Entonces, reflexionando, dijo: «¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan de sobra mientras que yo aquí me muero de hambre! Me pondré en camino, voleré a casa de mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no mereco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros». Se puso en camino y fue a casa de su padre.


Cuando aún estaba lejos, su padre lo vioy se conmovió. Fue corriendo, se echó al cuello de su hijo y lo cubrió de besos. El hijo comenzó a decir: . Pero el padre dijo a sus criados: «Traed enseguita el mejor vestidoy ponédselo; ponedle también un anillo en la mano y sandalias en los pies. Tomad el ternero cebado, matadlo y celebremos un banquete de fiesta, porque este hijo mio habia muerto y ha uelto a la ida, se habia perdidoy ha sido encontrado.» Y se pusieron todos a festejarlo.


El hijo mayor estaba en el campo y, al volver y acercarse a la casa, oyó la música y los bailes. Llamó a uno de los criados y le preguntó qué significaba aquello. Y éste le contestó: El se enfadó y no quiso entrar y su padre salió y se puso a convencerlo. El contestó a su padre: .

El padre le respondió: .....




























Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...