Páginas

Crece tensión China y Japón por la soberanía de las islas Senkaku




China y Japón continúan disputando la soberanía de las islas Senkaku, o Diaoyu para Pekín, en el mar de China meridional. Un desembarco de nacionalistas japoneses en el archipiélago provocó una "enérgica protesta" de Pekín.


Las autoridades chinas presentaron este domingo una "enérgica protesta" en la embajada de Japón en la capital china por esta visita e instaron a Tokio que cese este tipo de actos que dañan su soberanía territorial, informa la agencia oficial Xinhua.


Taiwán, que no tiene relaciones diplomáticas con Tokio, convocó por su parte al representante de Japón el domingo para denunciar una "provocación" que "no hace más que atizar las tensiones en el mar de China oriental", declaró el jefe de la diplomacia Timothy Yang.


Una flotilla con una veintena de barcos japoneses con unas 150 personas llegó el domingo al alba a las Senkaku para reiterar la soberanía de Japón en el archipiélago, constató un periodista.


Una decena de nacionalistas desembarcaron en Uotsurijima, la principal isla del archipiélago para izar la bandera japonesa.

"Es un territorio indiscutiblemente japonés. En las laderas de la montaña vimos casas (abandonadas, ndlr) de estilo japonés, con secadores de pescados", comentó Eiji Kosaka, un edil de la región de Tokio.


"Queremos enviar un menaje contundente a China", declaró antes de desembarcar en el archipiélago situado a 200 km de las costas de Taiwán, otro candidato a la soberanía de estos islotes.


Las Senkaku no están habitadas, pero sus aguas son ricas en peces y sus fondos podrían esconder petróleo y gas.


"Quiero mostrar a la comunidad internacional que estas islas nos pertenecen, está en juego el futuro de Japón", declaró Kenichi Kojima, un representante de la región de Kanagawa, cerca de Tokio.


Pocas horas después, la flotilla regresó a la isla Ishigaki en el extremo sur de Japón, de donde zarpó el sábado.

Tensión creciente entre Tokio y Pekín

Esta expedición provocó manifestaciones antijaponesas en varias ciudades chinas, entre ellas Guangzhou (sur), Shenzhen (en la frontera con Hong Kong), Hangzhou y Qingdao (este), Shenyang y Harbin (noreste), para exigir que Japón se vaya de las islas, según la agencia oficial.


Pekín ha reiterado a Japón que "cese toda acción que atente contra la soberanía nacional".


La tensión se incrementó a raíz del desembarco en las islas de activistas prochinos, el pasado día 15 de agosto, una fecha simbólica, pues conmemora la capitulación de Japón en 1945


El viernes, Japón expulsó a 14 militantes que fueron detenidos poco después de desembarcar en un islote donde izaron la bandera china.


Con su rápida expulsión, Tokio parece haber querido evitar una nueva confrontación con Pekín como la de hace dos años.


Las autoridades niponas retuvieron entonces durante dos semanas al comandante chino de un barco de pesca que había chocado contra los guardacostas nipones cerca de las islas en disputa.


 Tokio terminó liberándolos, tras una oleada de protestas, amenazas y represalias de Pekín.


Señal de las tensiones crecientes, Japón prevé, según un diario japonés, reemplazar este otoño (boreal) a su embajador en Pekín, Uichiro Niwa, a raíz de unas declaraciones consideradas poco afortunadas sobre el conflicto territorial entre los dos países.


Para complicar el caso, Taiwán, que se había mantenido al margen de la disputa, acusó el sábado a Japón de "ocupar disimuladamente" las islas en disputa.








Tokio reconoce a Pekín como único representante de China, pero mantiene relaciones comerciales y culturales estrechas con Taiwán, que fue colonia japonesa entre 1895 y 1945.

http://observadorglobal.com


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...