Páginas

Estilos de la Primera dama EE.UU (1961-1963 ) Jacqueline Kennedy




Jacqueline Lee Bouvier Kennedy Onassis (Southampton, Nueva York, 28 de julio de 1929 — Nueva York, 19 de mayo de 1994) fue la esposa del presidente John F. Kennedy de 1953 a 1963 y era conocida como Jacqueline Kennedy o Jackie Kennedy.


Fue la primera dama de los Estados Unidos de 1961 y hasta el asesinato de su esposo en 1963. A partir de 1968 y hasta la muerte de él, en 1975, estuvo casada con Aristóteles Onassis y fue conocida como Jacqueline Onassis, Jackie Onassis o más informal como Jackie O.


Jacqueline Lee Bouvier, llamada "Jackie", nació en una familia de la alta sociedad neoyorquina. Era la hija mayor de John Vernou Bouvier III (1891-1957), un seductor corredor de bolsa de ascendencia francesa y de su esposa, Janet Norton Lee (1907-1989), hija de un presidente de banco.


Por la línea paterna, las hermanas Bouvier era descendientes de los Van Saless, una familia de ascendencia holandesa-africana que se estableció en Nueva Ámsterdam en el siglo XVII. La hermana pequeña de Jacqueline, Caroline Lee Bouvier, cuyo nombre actual es Lee Radziwill, nació el 3 de marzo de 1933.


 Los padres de Jacqueline se divorciaron en 1940. Su madre volvió a casarse con Hugh D. Auchincloss, que había estado casado con anterioridad con la madre del novelista Gore Vidal.


Desde niña, Jackie Bouvier fue una buena amazona y amante de los caballos. Ganó diversos trofeos y medallas en competiciones ecuestres. Le gustaba leer y escribir poesías y, aparentemente, adoraba a su padre. De su madre se decía que era muy estricta y que inculcó a sus hijas la etiqueta, maneras, vestimenta y costumbres de la clase alta.


Tras ser nombrada “Debutante del Año”, asistió a la escuela de “Miss Porter”” (1944-1947), el Instituto Vassar (1947-1948) y la Universidad George Washington, en la que se graduó en arte en 1951. En 1949, pasó algún tiempo estudiando en la Sorbona de París. Jacqueline hablaba francés y español con fluidez.


Tras graduarse, empezó a trabajar como fotógrafa para el “Washington Times Herald”. Gracias a este empleo conoció a numerosos políticos, entre ellos al que sería su primer esposo.


Si bien estaba comprometida con el corredor de bolsa John Husted Jr. (se tendrían que haber casado en junio de 1952), terminó esa relación por su credulidad en el amor, aunque su madre, le advirtió no casarse con el politico, el senador John F. Kennedy, una de las estrellas del Partido Demócrata, con quien se casó el 12 de septiembre de 1953 en Newport, Rhode Island. Jackie (como se le llamaba) conoció a John cuando trabajaba como reportera en un prestigioso semanario de Nueva York. La atracción fue mutua y pronto establecieron un romance. El matrimonio fue un acontecimiento muy glamuroso de la alta sociedad norteamericana.


El matrimonio tuvo cuatro hijos: Arabella (falleció antes de nacer, 1956), Caroline Bouvier Kennedy (1957), John Fitzgerald Kennedy Jr. (1960-1999), y Patrick Bouvier Kennedy (nació y murió en agosto de 1963). Su matrimonió pasó por dificultades ya que se acusaba a su esposo de ser un mujeriego y de tener una mala salud.


Mantuvo una estrecha relación con su suegro, que vio en ella a la perfecta Primera Dama. Jacqueline mantuvo también buenas relaciones con su cuñado Robert. Sin embargo, no tenía el carácter competitivo, deportivo y, a veces, abrasivo del clan Kennedy. Era mucho más tranquila y reservada. Una vez fallecido su esposo, Jacquie se desvinculó rápidamente del clan.


John F. Kennedy venció a Richard Nixon en las elecciones de 1960 y se convirtió en el 35 Presidente de los Estados Unidos de América en 1961. Con 31 años, Jacqueline se convirtió en la más joven de las primeras damas de la historia.


Nunca le gustó el título de “primera dama” ya que decía que parecía el nombre de un caballo. Con la llegada de su marido a la Casa Blanca, la vida privada de Jackie se convirtió en centro de atención del público.


 Le gustaba vestirse con trajes de diseñadores franceses, lo que algunos diseñadores estadounidenses consideraron un símbolo de deslealtad. Durante su periodo como primera dama, Jacqueline se convirtió en un icono de la moda, tanto a escala local como internacional.


El 14 de febrero de 1962, realizó una visita guiada por la Casa Blanca para la televisión norteamericana. El primer gran proyecto de Jacqueline fue redecorar la casa presidencial. Consideraba que la decoración anterior estaba vacía de contenido histórico.


Como amante de la historia, pensaba que la mansión tenía que representar plenamente a su país. Trabajó duro para encontrar muebles antiguos auténticos y obras de arte que encajaran con el diseño de la Casa Blanca. Encontró retratos originales de personajes como Thomas Jefferson y Benjamín Franklin.


Sabía que sus hijos estaban bajo la mirada del público pero decidió que los protegería de la prensa y que intentaría darles una infancia normal.

Junto a su marido, planificó numerosos actos sociales que los llevaron a ser protagonistas de la vida cultural. No fueron como las anteriores parejas presidenciales; apreciaban el arte, la música y la cultura.


Invitaron a artistas y músicos a cenas y fiestas; celebraron actos especiales en honor de los ganadores del Premio Nobel; y transformaron por completo las cenas de estado que se celebraban en la Casa Blanca.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...