Páginas

Mar Muerto

El mar Muerto es un lago endorreico salado situado a 416,5 m bajo el nivel del mar entre Israel y Jordania.















Ocupa la parte más profunda de una depresión tectónica atravesada por el río Jordán y que también incluye el lago de Tiberíades.


También recibe el nombre de lago Asfaltites, por los depósitos de asfalto que se encuentran en sus orillas, conocidos y explotados desde la Edad Antigua.


Tiene unos 80 km de largo y un ancho máximo de unos 16 km; su superficie es aproximadamente de 810 km². Recibe agua del río Jordán, de otras fuentes menores y de la escasa precipitación que se produce sobre el lago, y el nivel del mar es el resultado del balance entre estos aportes y la evaporación.






Las aguas de este mar son relativamente ricas en calcio, magnesio, potasio y bromo, y relativamente pobres en sodio, sulfatos y carbonatos, una composición significativamente diferente de la del agua de mar.


Estrictamente hablando, la definición usual de salinidad no es aplicable; se define su cuasi-salinidad en base al apartamiento en la densidad del agua de 1000 kg/m³ a una temperatura de referencia de 25 °C. La cuasi-salinidad de sus aguas profundas es de 235 kg/m³, que corresponde a una salinidad de 280‰, y crece a una tasa de 0,5 a 0,6 por año en verano, y de 0 a 0,15 en invierno.


La salinidad varía con la profundidad, la estación del año y el régimen hidrológico del lago, que pasa por períodos holomíticos y meromíticos. Como comparación, la salinidad promedio del agua del mar Muerto es del 350‰, aproximadamente once veces más salado que el océano.








Ningún ser vivo habita en él, salvo las artemias. Tan elevada salinidad es lo que impide a un ser humano hundirse en sus aguas de forma natural, debido a que la elevada densidad de sus aguas (1.240 kg/m3) ejerce un empuje superior a la del mar (1.027 kg/m³), pudiéndose flotar sin ningún esfuerzo, característica que le ha hecho mundialmente popular.


Con todo, no es el lago más salado de la Tierra, ya que lo superan el lago Assal en Yibuti y ciertos lagos antárticos.



Es rico en potasas, bromuro, yeso, sal y otros productos químicos que se extraen en gran cantidad y de manera muy económica. Las compañías israelíes y jordanas instaladas en la parte sur del mar Muerto, a ambos lados de la frontera, aprovechan dichos minerales para el desarrollo de una importante actividad económica.


Para llevar a cabo el proceso de extracción de minerales, es necesario evaporar artificialmente agua del mar Muerto, proceso que contribuye al descenso de sus aguas, un hecho completamente evidente para todo aquel que visita la zona. Ambos países también utilizan las aguas del río Jordán, su principal tributario (es el único tributario en la práctica) para irrigar grandes extensiones de tierra agrícola.





Según la Biblia, las ciudades malditas de Gomorra, Sodoma, Zeboím y Asmad estaban en el sector sur a orillas del mar Muerto, cercano a la actual península de Lisán; pero hasta ahora no hay evidencias arqueológicas concluyentes al respecto.


En 1947 unos beduinos encontraron unos 3000 fragmentos de manuscritos del mar Muerto que datan de unos 2000 años en unas cuevas en el desierto de Judea. En el año 2010 fueron digitalizados para que cualquiera los pudiera consultar.









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...