Páginas

La castaña



La castaña es el fruto del castaño, árbol de la familia de las fagaceae, nativa de climas templados del hemisferio norte.


El fruto se presenta en una cápsula espinosa que tiene entre 5 y 11 centímetros de diámetro que consta de 2 a 7 castañas.


Es originaria de Ponto Euxino, en Asia Menor. Las Castañas existen en Europa desde el siglo V, que es cuando llegaron a Grecia. De ahí llegaron a Roma y a España y Francia llegaron sobre el siglo X.


Las Castañas crecen de forma espontánea en España, Inglaterra, Canarias, Mar Caspio, Marruecos, Argelia, China, Japón, EEUU y Alemania.




Comer las castañas crudas, cocidas o asadas afecta a la composición nutritiva de este fruto seco en cuestión de antioxidantes, proteínas y fibra







Se acerca la temporada natural de las castañas, unos frutos secos que se asemejan a las frutas desecadas porque contienen pocas grasas y son ricas en hidratos de carbono.


 Estudios recientes sobre la composición de las castañas señalan que son también una rica fuente de compuestos fenólicos (muy beneficiosos por su acción antioxidante), además de proteínas y almidón, aunque no destacan por su contenido en fibra.


Pero las investigaciones desvelan algo más: muestran cómo cambia la composición nutritiva de las castañas en su contenido antioxidante, de aminoácidos, minerales y fibra según se coman crudas, asadas o cocidas, las tres formas de presentación más corrientes.



El siguiente reportaje recopila esas diferencias, explica por qué las castañas son un aperitivo saludable y ofrece ideas para cocinar con ellas.



¿Crudas, cocidas o asadas?

Crudas, cocidas o asadas. Estas son las tres formas más corrientes y comunes de degustar las castañas, unos frutos secos típicos de los últimos meses del año.



Pero la manera en la que se comen las castañas afecta a su contenido nutricional y, en particular, a la proporción de ácidos orgánicos, proteínas, fibra, minerales y compuestos fenólicos antioxidantes.


Diversos estudios sobre estos frutos secos realizados por la Universidad portuguesa de Trás-os-Montes e Alto Douro (UTAD) señalan cómo el método de cocción influye de manera significativa en la composición total de aminoácidos.



En comparación con las castañas cocidas y crudas, los aminoácidos son un 13% más biodisponibles cuando las castañas se comen tostadas y un 12% más cuando se preparan asadas.



De hecho, las castañas asadas acumulan mayor concentración de ciertos aminoácidos, entre ellos, los esenciales: arginina, isoleucina, leucina, fenilalanina, treonina y valina.




En las pruebas, el cocinado también afectó de manera significativa a la composición mineral, excepto en el contenido de hierro, cobre y manganeso.



Tras la cocción, se apuntó una disminución de calcio, potasio y magnesio. En general, en las castañas asadas se aprecia un mayor contenido de proteínas, fibra insoluble y fibra total.





Castañas, saludable aperitivo

Las castañas pertenecen al grupo de los frutos secos, aunque tienen una composición que se asemeja más a las frutas desecadas.



Las principales diferencias con los primeros pasan por su bajo contenido en grasa (2 g /100 g) y su alto contenido en hidratos de carbono (36 g de hidratos / 100 g, de los cuales 12 g son azúcares simples).



Es decir, justo lo contrario a los frutos secos, que contienen entre 6 y 10 gramos de hidratos por cada 100 gramos de peso total, y que destacan por la cantidad y la calidad de sus grasas: más del 50% de su peso son grasas, sobre todo, insaturadas.






Desde la UTAD describen la presencia de compuestos antioxidantes en distintos cultivos de castañas crudas, entre los que destaca un significativo contenido de polifenoles, como el ácido gálico y el ácido elágico.



De este último se ha constatado a nivel científico la capacidad para proteger la piel, ya que evita la destrucción del colágeno y la inflamación de las células cutáneas por exposición continuada a los rayos ultravioletas que la dañan.



Ambos ácidos, por su carácter antioxidante, actúan en la inhibición de la oxidación de los lípidos, de ahí su interesante valor de protección cardiovascular. Asimismo, los autores sugieren que las castañas son fuente importante de almidón que se puede utilizar de manera similar al de las patatas.


Un dato interesante es que la harina obtenida del almidón de las castañas es una fuente alternativa de harina libre de gluten, apta para las personas con celiaquía.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...