Páginas

Río Celeste

Río Celeste es un río en el cantón de Guatuso que es teñido a un azul claro por unas reacciones químicas el carbonato de calcio y el azufe del Volcán Tenorio.


Además del color impresionante de su agua, Río Celeste también tiene una de las cataratas más hermosas de Costa Rica y aguas termales naturales dentro de un majestuoso bosque tropical. Estas fotos muestran que esto no es exageración.

Localizado en el cantón de Upala, provincia de Alajuela, dentro del Parque Nacional Volcán Tenorio, el río Celeste es el principal atractivo de la zona, apabullando incluso al volcán Tenorio al que bordea cerca de sus faldas. Claro está, sin menospreciar este macizo que contribuye a exaltar el hábitat del río y que le da intensa coloración a sus aguas.

Como antesala de río Celeste, la naturaleza nos participa de vegetación exuberante, animales y el canto de los pájaros presentes durante la caminata por los senderos que llevan al río y sus maravillas.



El recorrido de aproximadamente tres horas tiene muchos atractivos, todos de infaltable visita, pues cada uno representa una vivencia diferente: los teñideros, los borbotones, el mirador, la laguna, las aguas termales y la catarata. Usted puede visitarlos todos en un mismo día.

Los teñideros son dos nacientes de agua cristalina que, en combinación con minerales volcánicos, producen esta coloración celeste intenso tan espectacular del río. Aquí usted podrá ver la diferencia entre las aguas naturales del río y las teñidas que se desplazan corriente abajo.



Las aguas termales son espacios del río que reciben corrientes de calor y minerales volcánicos y que permanecen a temperaturas cálidas para hacer las delicias de los bañistas. Estas “piscinitas” son el único lugar del parque que admite el ingreso de bañistas a sus aguas y son un lugar de descanso obligatorio.

Una experiencia sensorial le espera en los borbotones. Estos son hirvientes aguas que lanzan al ambiente intensos aromas a minerales volcánicos que si usted percibe al inicio del recorrido pueden resultarle un poco ofensivos, pero que si usted los percibe después de tres horas de recorrido pueden despertarle el deseo de comer emparedado de atún con huevo duro.



El mirador es una plataforma edificada en un claro del bosque que da cara al volcán Tenorio y que nos permite disfrutarlo en todo su esplendor, además de darnos una oportunidad de descanso.

La laguna. Esta es un remanso de paz celeste, y es quizá el lugar donde se hace más evidente visual y olfativamente, la esencia del río. Las aguas del río reposan aquí y esa falta de movimiento permite admirar su color: un celeste intenso, profundo y sólido y el olor de sus componentes. Por el desconocimiento de la reacción que puedan provocar esas aguas a los humanos es prohibido bañarse en la laguna, sin embargo el contacto táctil con el agua se hace innecesario ante lo impactante de su belleza y quietud.



La catarata es un deslumbrante canto de agua con caída a una poza celeste, rodeada de vegetación y grandes piedras de río, donde como siempre se advierte, es mejor no bañarse y mucho menos colocarse bajo la catarata.


Si bien la catarata es uno de los primeros espectáculos a los que se tiene acceso durante el recorrido, los expertos aconsejan visitarla de último pues tanto el descenso como el ascenso hacia ella son bastante empinados y si se visita de primero las energías se pueden agotar antes de ver lo demás.

Río Celeste es uno de esos espectáculos en los que la naturaleza se luce creando en un solo lugar tantas maravillas: un volcán, un río celeste, un bosque, unas aguas termales. Sé que mis palabras cualesquiera que sean no le hacen justicia. Usted tiene que verlo y sentirlo. Usted tiene que visitar río Celeste.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...