Páginas

Isla Socotra


Isla Socotra, situada en el Océano Índico frente a las costas del Cuerno de África, Socotra es la más grande de las cuatro islas que forman el archipiélago homónimo.  Aunque si pertenecen políticamente a Yemen, el cual está a 350km, su posición geográfica es más cercana a las costas somalíes (300km). 


El archipiélago se compone por la isla principal de Socotra (3.625km2), tres islas menores: Abd Al Kuri, Samha, Darsa y algunas costas desabitadas. Las islas pertenecen a Yemen, aunque por su privilegiada posición en el estrecho de Adén ha sido codiciada por muchos países en su historia. Fue de dominio portugués y británico e incluso se dice que el mismísimo Alejandro Magno la conquistó porque en ella había gran cantidad de áloes que servirían para la curación de heridas y enfermedades de sus soldados durante las campañas.



La isla (declarada patrimonio de la UNESCO en el 2008) presenta una compleja historia geológica, de consecuencia un interesante potencial cárstico. Las montañas más altas (1500 msnm) están constituidas por rocas de granito, mientras los relieves circundantes son de origen carbonatito, incluyendo los altos acantilados que dan al mar; por lo tanto una notable presencia de fenómenos cársticos.



En razón de su biodiversidad y la presencia de unas 700 especies únicas en el mundo, fue inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, en julio de 2008. Este lugar es uno de los más misteriosos y bellos del mundo. La excepcionalidad de su naturaleza única hace que la Isla de Socotra sea un monumento a la biodiversidad. En ella la naturaleza parece haber jugado con sus formas, divirtiéndose con ellas hasta el punto de ver extrañas plantas y árboles que no parecen de este planeta o al menos no existen en ningún otro lugar conocido.




Las Islas Socotra se desprendieron de África hace unos diez millones de años, en la actualidad son parte de un archipiélago de cuatro islas, todas ellas aisladas del continente, lo que la hacen un fósil viviente. Cuenta con más de 700 especies, de las cuales un tercio de las mismas son endémicas y todas ellas extremadamente raras, tanto en flora como en fauna. .Al igual que ocurre con otras islas aisladas, los murciélagos son los únicos mamíferos nativos de la isla.




Como contraste, la diversidad marina es muy grande, y se caracteriza por la presencia de especies originarias de las regiones biológicas próximas, el océano Índico occidental y el mar Rojo. La mayoría de los habitantes de la isla viven todavía sin electricidad, agua corriente o carreteras pavimentadas. A finales de los años 90, se desarrolló un Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo dedicado a la isla. Los habitantes de Socotra crían ganado y cabras.


En las islas se habla un idioma semítico propio, el soqotri, que está relacionado con otros idiomas de la península Arábiga como el Mahri y el Dhofari o Jibali.



 Los boababs son un claro ejemplo. Estos extraños árboles son pepinos que se transforman en árboles con unas plantas muy raras con forma de sombrilla que sangran una resina de un rojo intenso llamadas "Sangre de Dragón".

Su arenosa y amplia playa se eleva dando lugar a una meseta de piedra caliza que está llena de cuevas, de las cuales algunas llegan a medir siete kilómetros de longitud, las Dunas de Bedhula o sus montañas de más de 1.500 metros son otros de los muchos atractivos de este lugar.



Y es que parece mentira que con un clima tan seco y caluroso, crezca allí la flora más rara del mundo. Lo bueno de que estas islas estén tan aisladas es que se ha podido mantener su biodiversidad. Variedades de árboles y plantas casi intactos, manteniéndose muchas de ellas desde hace 20 millones de años como si el tiempo se hubiera parado allí mismo para conservarlas tal cual eran.






Es difícil visitar estas islas, ya que el gobierno yemení las quiere conservar celosamente del resto del mundo. Aun así se puede acceder a este paraíso de belleza inusual y excepcional por medio de transporte aéreo desde la ciudad yemeni de Sana'a o con un barco local, aunque con este último estarías tres días en alta mar y todos sabemos que las condiciones de seguridad no son las más idóneas. Los habitantes que viven allí no cuentan con carreteras pavimentadas o agua corriente. Se dedican a la cría de ganado en su mayoría y se habla el idioma semítico propio, el Soqotri, ya relacionado con otros idiomas de la península Arábiga como el Jibali, Mahri y el Dhofari.













Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...