Páginas

Lobo Artico


El lobo ártico, también llamado lobo polar o lobo blanco,  es un mamífero de la familia Canidae, subespecie del lobo.



Los lobos árticos tienden a ser más pequeños que el lobo común. Su longitud oscila entre 1 y 2 metros, incluyendo la cola siendo los machos más grandes que las hembras. Su altura varía de 63 a 78 cm, siendo más compactos que los lobos comunes con un peso medio de 45 kilogramos encontrándose ejemplares adultos que alcanzaban hasta 80 kilos. Usualmente tienen orejas pequeñas, lo que les ayuda a conservar el calor corporal.



La longevidad de los lobos árticos en su entorno natural suele ser de 7 a 10 años, aunque se han observado lobos de hasta 18 años en cautiverio. Nacen con pelo grisáceo que se aclara a medida que envejecen siendo a los 3 meses blanco por completo.




En la tundra abierta son casi imposible los ataques repentinos, y las presas suelen estar a la defensiva cuando se aproxima una manada de lobos.  Los toros almizcleros, por ejemplo, forman un círculo protector en torno a sus crías.


Para desperdigar el rebaño, los lobos lo rodean y acosan a sus víctimas obligándolas a desplazarse para hacer frente a los atacantes: si tienen éxito, los toros almizcleros se dispersan y los cazadores tratan de aislar a un ejemplar joven o débil.  Cuando una presa por fin atrapada, todos los lobos colaboran en su muerte.  La carne de un toro almizclero alimenta a una manda de lobos durante varios dias.



Los lobos árticos, como todos los lobos, cazan en manada. Sus presas son comúnmente caribúes y bueyes almizcleros. Por otra parte, cazan otros animales que puedan encontrar, como liebres árticas, focas, perdices nivales y lemmings. Debido a la escasez de plantas de pastar, estos lobos se ven obligados a recorrer grandes áreas (de hasta 2600 km²) para encontrar presas siguiendo los rebaños.


El alce también es una presa ocasional. Sus largas patas los hacen lentos y a veces, atrancados en la nieve, se vuelven presa fácil para las manadas de lobos.

Normalmente, solo el macho alfa y la hembra alfa se aparean, pero en manadas grandes no son los únicos. Se vuelven aptos para el apareamiento a los dos o tres años de nacidos.




Debido a la dificultad causada por el permafrost del ártico para cavar guaridas, los lobos árticos a menudo usan recovecos entre las piedras, cuevas o incluso depresiones en el suelo como guarida.


La madre pare 2 o 3 cachorros a finales de mayo o principios de junio, aproximadamente un mes antes que el lobo común. Se cree que el reducido número de crías (comparadas con 4 o 5 del canis lupus lupus) se debe a la escasez de presa en el Ártico. Paren en aproximadamente 63 días. Los cachorros se quedan con la madre dos años.



Los lobos árticos habítan en las islas árticas de Canadá y las costas este y norte de Groenlandia, más al norte de la latitud 68° N, pero no en témpanos de hielo. El medio es extremadamente áspero, el helado invierno largo y oscuro, ni siquiera los Inuit viven tan al norte.


Como caso excepcional en las subespecies de lobo, el lobo ártico todavía puede ser encontrado en todo su hábitat natural original, debido a que en este entorno rara vez encuentran presencia humana.












Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...