Páginas

El Apio

El apio (Apium graveolens) es una especie vegetal perteneciente a la familia de las Apiáceas, antiguamente conocidas como umbelíferas.


Posee tallos estriados que forman una gruesa penca con hojas acuñadas. Toda la planta tiene un fuerte sabor acre, aunque el blanqueo de los tallos en el cultivo hace que pierdan estas cualidades, adquiriendo un sabor más dulce y el característico aroma que lo convierte en un buen ingrediente de ensaladas y sopas.




Se puede encontrar todo el año aunque los mejores se encuentran en otoño e invierno.


Siembra: hay dos épocas de siembra (invierno y primavera)


Es oriundo de la zona mediterránea.




Se ha utilizado desde tiempos históricos tanto en la cocina como en los boticarios. Además de su crujiente textura y sabor, es una verdura “equilibrante”. Si se combina con otros vegetales como la zanahoria y el tomate, el jugo de apio ayuda a calmar los nervios.





Ayuda al cuerpo a deshacerse de impurezas a través de su función diurética (por su contenido en un aceite volátil, el apiol).



Se caracteriza por ser carminativo, sedante, aperitivo, digestivo (que no implica digestibilidad fácil por su alto contenido en fibra) y es muy remineralizante. También ayuda a la formación del esmalte dentario. Es eficaz para eliminar el exceso de ácido úrico.


Depurativo, regenerador sanguíneo y ligeramente laxante. Disminuye las enfermedades hepáticas, combate las infecciones, ayuda a la eliminación de cálculos renales, mejora la memoria y en uso externo suele comportarse como un cicatrizante. Hay personas que creen que ingerir esta planta ayuda a aumentar la libido.




Composición (cada 100 g)

Agua: 95 g

Energía: 57 kJ

Proteína: 0,7 g
Grasa: 0,29 g
Carbohidrátos: 3 g
Azúcares: 21 g
Fibra: 1,6 g
Vitamina C: 3 mg


Es rico en minerales:

potasio
sodio
magnesio
hierro
azufre
fósforo
manganeso
cobre
aluminio
zinc

Además es rico en:

vitamina A
vitamina C
vitamina E
vitamina B.


Contiene grandes cantidades de agua y celulosa.







El bulbo contiene, además del aceite etéreo, almidón, azúcares, colina, tirosina, glutamina, asparragina y vitamina B-1 y B-2 que son necesarios para la función nerviosa y muscular. Por sus componentes, el jugo de apio restituye al cuerpo después de jornadas de ejercicio intenso o fiebres.




Nombre común

Castellano: apio, apio acuático, apio bastardo, apio blanco, apio borde, apio bravo, apio bravío, apio común, apio de acuático, apio de agua, apio de arroyo, apio de arroyos, apio de huerta, apio de laguna, apio de las lagunas, apio de los huertos, apio de monte, apio dulce, apio laguna, apio nabo, apio palustre, apio silvestre, celerio, célery, habit, perejil de agua


En Venezuela se le suele llamar apio España para evitar confusión con la arracacha, a la cual se le da el nombre de apio propiamente dicho.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...