Páginas

El árbol de los cementerios, Ciprés mediterráneo


Cupressus sempervirens, el Ciprés común o Ciprés mediterráneo, es una especie arbórea de hoja perenne de la familia de las Cupresáceas. Tiene gran longevidad, existiendo ejemplares con más de 1.000 años.


 En algunas áreas, particularmente de los EE. UU., se conoce con el nombre inexacto de "ciprés italiano"; aunque la especie es muy común en Italia, no es originario de allí.


El ciprés común fue muy cultivado en el mundo greco-romano, convirtiéndose en un elemento común del jardín mediterráneo. Los griegos lo consideraban como símbolo de la belleza femenina además de como funerario.

No está clara la procedencia de su simbología funeraria. Se piensa, dado que es un árbol que siempre está verde y majestuosamente apuntando al cielo, que ayudaba a las almas de los muertos a elevarse en esa dirección.




De acuerdo con Teofrasto el ciprés común estaba consagrado a Hades, el dios de la muerte, ya que sus raíces nunca daban nuevos brotes una vez talado el árbol. Horacio indica que los antiguos enterraban a los muertos con una rama de ciprés y envolvían el cuerpo con sus hojas. Por su parte Plinio el Viejocomenta que una rama de ciprés colgada en la puerta de una casa era un signo fúnebre.


En otras zonás el ciprés fue considerado como un símbolo de hospitalidad. En la antigüedad se plantaban a la puerta de una vivienda dos cipreses para indicar a los viajeros que la hospitalidad de la casa les ofrecía comida y cama durante unos días.




Es una especie tan mediterránea que te transporta a los jardines de la costa.. bueno a algunos no les seduce la idea de incluirlo en sus proyectos de jardinería privada pues les recuerda a los cementerios.. pero es una tontería, es una especie divina, que huele de maravilla y con una forma escultórica única. A mí me recuerda a mis veranos en Granada porque en la Alhambra hay tantos..!





Su crecimiento es rápido durante los sesenta u ochenta primeros años, en los que llega a alcanzar de 20 a 30 metros de altura. Soporta tanto los suelos ácidos como los básicos. Aguanta terrenos áridos o compactos y rechaza los suelos muy húmedos o arenosos.


Es un árbol que necesita sol, soportando muy bien el calor y la sequía, no así los grandes fríos (temperaturas inferiores a -10 °C).




La mayor parte de su cultivo se realiza mediante el método cultivar a partir de la selección de una copa fastigiata, de ramas erguidas que a menudo no es más que la décima parte de la altura total del árbol.


También se reproduce fácilmente por semilla sin requerimientos especiales, aunque de una forma más lenta. Su trasplante es sumamente delicado a partir de los cuatro o cinco años de edad.



Actualmente hay cipreses con cancrosis, una enfermedad causada por el hongo Seridium cardinale que puede llegar a matar el árbol.



¿ Por qué el ciprés aparece en los cementerios como el símbolo de los muertos?

Lo cierto es que no se sabe exactamente porque este árbol representa la inmortalidad aunque se cree que esto pudiera deberse a la suma de una serie de características entre las que se encuentran, además de la capacidad de su madera para resistir el tiempo, su forma estilizada y alta que, en forma de flecha, apunta hacia el cielo.



También podrían intervenir en este concepto su longevidad que se encuentra entre las mas grandes del mundo o su fuerte aroma capaz de disimular el olor de las personas muertas en los cementerios.




Los Romanos veneraban y utilizaban el ciprés con mucha frecuencia. Con el se elaboraban las vigas de las casas, se confeccionaban las mejores mesas o los puntales para apoyar las cepas de la vid. Se dice que una de las dotes preferidas con las que los padres adinerados pagaban el matrimonio de sus hijas era un campo de cipreses.


Las villas romanas contaban con muchos ejemplares grandes y esbeltos. Otras veces utilizaban estos árboles para formar setos que luego recortaban o les proporcionaban diversas formas. Esta técnica en la que el ciprés es una de las plantas preferidas , junto con el tejo, se mantendrá en el futuro y aparecerá de una forma muy habitual en los diferentes tipos de jardín a lo largo de la historia, especialmente en el jardín italiano renacentista o el jardín neoclásico francés.



Los cipreses constituyeron desde siempre la madera principal de algunas zonas del Mediterráneo. En Creta antiguamente utilizaban esta madera exclusivamente para construir las vigas de sus casas, sus muebles, el suelo de sus aposentos e incluso sus barcos. De hecho esta isla ha sido siempre conocida como una de las mayores productoras de esta madera. Plutarco, biógrafo y ensayista de la Grecia antigua, escribe que el constructor de barcos empleaba como madera para construir barcos el pino de Istmos y el ciprés de Creta.


La importancia de la madera del ciprés en la industria naval determino que muchos bosques de cipreses fueran talados en la antigüedad para la construcción de barcos. El ejemplo más claro lo tenemos en la expansión del Imperio Turco entre los siglos XIV y XVI a lo largo de todo el Mediterráneo.


La necesidad de disponer de una gran flota que facilitara y controlara su gran imperio supuso la deforestación de grandes bosques de cipreses en la Península Anatólica y el Norte de África. Anteriormente Alejandro Magno había confeccionado su flota con madera de ciprés plantado especialmente en Babilonia.




En la actualidad el ciprés se utiliza fundamentalmente como árbol de cementerio y para adornar villas y casas rurales. Puede encontrarse también en algunos jardines especialmente para formar setos que pueden recortarse a voluntad. En algunas zonas ventosas la flexibilidad y resistencia de este árbol ha sido aprovechado para formar barreras contra el viento. ( Véase más detalles sobre su cultivo en el listado superior)



La madera del ciprés se utiliza en la actualidad principalmente para la elaboración de cajas o en tornería. También se utiliza para la confección de láminas con las que se forran las guitarras.


En cosmética el aceite esencial del ciprés se utiliza abundantemente por sus numerosas propiedades. Es un buen antiséptico y un estupendo vulnerario para la piel por lo que aparece en la composición de colonias, perfumes o lociones para el afeitado.



Como planta medicinal se utilizan sus frutos secos no maduros y sus hojas, así como el aceite esencial, para el tratamiento de problemas circulatorios, respiratorios o como vulnerario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...