Páginas

Sirenas

Las sirenas son seres fabulosos, originarios de la mitología griega y ampliamente extendidos en las narraciones fantásticas de la literatura occidental, cuya función y representación han variado con el tiempo.


Aunque en su forma original eran genios marinos híbridos de mujer y ave, posteriormente la representación más común las describe como hermosas mujeres con cola de pez en lugar de piernas.



Existen muchas leyendas acerca de marineros que vieron hermosas sirenas en sus viajes una leyenda de estas narra que Cristóbal Colón vio una: a medio camino de su viaje de regreso a América, a 72 grados de longitud oeste, anoto en su diario a bordote la Niña, el 9 de enero de 1493, la información siguiente: Cuando el almirante llego al río de oro, afirmo haber visto tres sirenas que emergían por encima de la superficie del agua, pero no eran tan bellas como los relatos que hacen generalmente.



La sirenas en muchas ocasiones fueron confundidas con focas y lobos marinos ya que estos mamíferos marinos cuando toman el sol sobre las rocas del mar su contorno es muy fácil de confundirse con la de un humano además de que estos animales producen un ruido muy parecido al canto humano.


Esto hacia creer a los marineros de siglos pasados que eran verdaderas sirenas y esto les causaba mucho pánico y miedo a toda la tripulación de todas las embarcaciones ya que los rumores decían que las sirenas con sus hermosos cantos atraían a los marineros para después comérselos o que murieren ahogados, en esos tiempos hubo la captura de dichas “sirenas”, en especial eran capturados los llamados dugongnes una clase de mamíferos marinos pertenecientes al la clasificación llamada sirénidos, estos animales eran capturados pera exhibirlos como sirenas a cambio de algunas monedas.


El fraude ha sido constante en el mundo de las sirenas, hasta el punto en que algunos ejemplares disecados fueron exhibidos en museos y ferias un ejemplo de esto es la sirena de feejje, presuntamente capturada por un pescador chino en las islas Fiji y exhibida en un circo de rarezas, o la sirena de Djibuti, capturada cerca de Etiopía, alcanzando cierta celebridad, pero tan solo eran montajes mas o menos hábiles logrados cosiendo un cuerpo de mono disecado y la cola de un pez.


El fraude no solo era con ejemplares disecados sino que en algunas ferias eran exhibidas mujeres disfrazadas o con el síndrome sirenomelia encerradas en grandes peceras, muchas personas pagaban una fuerte cantidad de dinero pera ver a la “sirena".









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...