Páginas

La Cueva de Absalom



La Cueva de Absalom, conocida también como la Cueva de las Estalactitas o Cueva de Shorek, es una cueva de estalactitas que se encuentra en las Motañas de Judea, 3 kilómetros al este de la ciudad de Beit Shemesh, Israel.



El nombre de la cueva fue puesto en honor a Abshalom Shohem, un soldado israelí herido de muerte en la Guerra de Desgaste entre Israel y Egipto.



La cueva fue descubierta por accidente en 1968, cuando unas explosiones llevadas a cabo en una cantera de grava de las inmediaciones, abrió en la roca una abertura que permite el acceso humano a la cueva. La ubicación de la cueva fue guardada en secreto durante varios años para evitar que llegaran visitantes y la estropearan.


Luego de que fuera acondicionada para recibir visitas fue abierta al público. Hoy en día se encuentra en la Reserva Natural de Absalom, declarada como tal en 1975. La cueva se mantiene a una temperatura y humedad constantes durante todo el año.


Algunas de las estalactitas de la cueva tienen 4 metros de largo. Se calcula que algunas de ellas tienen 300.000 años de edad. Hay estalactitas que se unen a las estalagmitas formando columnas.

Las visiones  en esta caverna inmensa, entre la humedad del ambiente, el eco de sus pasos y los juegos de las sombras en las paredes, son mágicas y desconcertantes. La sensación es la de haber penetrado en un mundo misterioso lleno de maravillas.


Otras formaciones de la cueva toman el aspecto de hojas y ramas de árboles, corales de colores o racimos de uva. Es como si la Naturaleza quisiera jugar a engañar nuestro ojo y divertirse sorprendiéndonos.


Más impresionante resulta este paseo por el inframundo de Avshalom si tenemos en cuenta que la formación de estalactitas y estalagmitas requiere un constante y prolongado trabajo del agua sobre la piedra caliza a lo largo de cientos de milenios.


La cueva fue descubierta accidentalmente en mayo del año 1968, cuando una explosión fortuita levantó una porción de tierra lo suficientemente grande como para poder asomarse a la cueva.


Según los geólogos, la cueva Soreq se formó hace alrededor de 25 millones de años, después del plegamiento que originó la cadena montañosa de los Montes de Judea. Si viajas a Israel, es una visita impresionante llena de misterio. Y de psicodelia.


La entrada a la cueva se encuentra a 385 metros sobre el nivel del mar, tiene una longitud de hasta 91 metros, 80 metros de ancho y 15 metros de altura.



En total ocupa una superficie es de 4.800 metros cuadrados y un espacio de 25.000 metros cúbicos.




 Existen en el mundo otras cuevas de estalactitas de más grandes, pero la Cueva de Absalom posee una de las mayores concentraciones de estalactitas en relación al tamaño y es una de las cuevas de mayor variedad.






















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...