Páginas

La más antigua y medieval ciudad del Mundo, Fez.



La ciudad de Fez es considerada el centro religioso y cultural de Marruecos. La zona de Fez el Bali, la más antigua de la ciudad y el lugar donde se emplaza La Medina, rodeado de murallas y de uno de los complejos medievales más grandes del mundo. 


La Medina de Fez es Patrimonio de la Humanidad desde 1981. Formada por un dedalo laberíntico de calles es fácil perderse en ella. La Medina está llena de puertas y arcos, que tienen cada una su peculiaridad que la diferencia de otra. Estas puertas separaban los barrios, dedicados por especialidades a cada uno de los distintos oficios. 


Aunque las puertas sirvan de referencia, e incluso los mercados diferenciados también, son tantos cientos de callejuelas sinuosas todas aparentemente iguales que es difícil diferenciarlas.Conserva todavía sus actividades, costumbres y arquitectura. 


Sus calles peatonales desniveladas y escalonadas te conducen a sitios que solo están hasta haberlas encontrado , en lo imaginario, como los de “Las mil y un Noches”. Es única e inolvidable la visión del barrio de los curtidores de cuero. En su mayoría niños que mantienen el color de su tientes en la piel para siempre.


Fez. Es la más antigua y medieval ciudad del Mundo, está considerada como la capital espiritual, religiosa y cultural de Marruecos. 


Esta fascinante ciudad no ha cambiado en demasía con el paso de los años, es una ciudad tradicional anclada pese al paso del tiempo en su pasado, elegante, exótica, Fez es un lugar único en el mundo que pervive a los cambios producidos en los tiempos que corren.


Fue la capital de Marruecos durante 400 años, siendo el centro cultural y universitario de Marruecos. A lo largo de más de un milenio, la ciudad ha pasado por dificultades, pero siempre ha sabido sobrevivir, caminar hacia delante, con su cultura y su cocina. 


La ciudad de Fez es como un museo viviente, con su arquitectura antigua intacta pese al paso del tiempo, y con una vitalidad asombrosa. 


Sus calles están tomadas por coches, monos y mulas, dándole un sinfín de contrastes a sus calles, el contraste de la pobreza y del desarrollo.


Fez es una ciudad que pese al paso de los años se mantiene intacta, mantiene su encanto, su cultura, sus vistas y sus tradiciones, algo que lleva así siglos y siglos, es como un viaje al pasado.




Los mejoressitios para visitar en Fez son La Mezquita de Kairouine, el centro del aprendizaje islámico desde hace más de 1.000 años, un colegio islámico también, el cuarto de curtidores y el Palacio Real entre otras cuestiones.




La ciudad de Fez fundada por Idris I, fundador de la dinastía Idrisí en el año 789. Más tarde, en 810, Idris II convirtió a Fez en la capital de su Estado. en 859 Yahya Ibn Muhammad construyó la Mezquita de “Al Kirawaine”, considerada una de las más grandes y antiguas de África.


 A si mismo fundó La Universidad de Kirawaine que está asociada a la misma Mezquita. En 818 la ciudad recibió a numerosos árabes procedentes de Córdoba, y de Túnez por motivo de unas revueltas. 


También, tras la toma de Granada por los Reyes Católicos en 1492, muchos musulmanes y judíos emigraron a Fez. Fez se convirtió en capital del reino watasida en 1472. Los Watassidas pertenecían a una tribu de berberiscos Zenetes, como los sultanes benimerines.



 Las dos familias estaban emparentadas, y los reyes benimerines reclutaron a muchos de sus visires entre los Watassidas. Los visires tomaron poco a poco el poder, hasta que el último sultán lo perdió completamente en 1465. 


Siguió un período caótico que duró hasta 1472: Marruecos se encontró dividido en dos, con una dinastía que surgía al sur, los saadíes, y al norte el sultanato watasí.


 En 1469 los musulmanes acababan de perder la casi totalidad de sus territorios andaluces y ya no conservaban más que Granada y sus alrededores (hasta 1492) y los reinos hispánicos comenzaban a ocupar las costas: los portugueses tomaron Ceuta (1415), la isla de Perejil (1415), Tánger (1471) y Mazagán (1514), y los castellanos Melilla (1497). 


Este período conoció una gran afluencia de musulmanes y judíos andaluces hacia Marruecos, obligados por la orden de conversión forzosa al cristianismo. En 1522 la ciudad sufrió un terremoto que la asoló, pero fue reconstruida en los años siguientes. 


En 1554 es conquistada por los saaditas, aunque fijaron su capital en Marrakech. A finales del siglo XVII, Moulay Ismail, sultán de Marruecos de la dinastía alauita, eligió Meknes como nueva capital e instaló en Fez al clan de los Udaia, que le habían ayudado a obtener el poder.


 Tras la muerte de Moulay en 1727, los Udaia se rebelaron, pero finalmente fueron expulsados de la ciudad, y Fez volvió a ser la capital del reino. 


Fez fue capital de Marruecos durante varios periodos de la historia, pero perdió ese privilegio con la ocupación colonial francesa.

Fez, el epilogo de boabdil

Fez fue sin duda el epilogo de Boabdil, Allan Muhammad, fue el último rey de Granada y por eso también era conocido como “el Desdichado”. Miembro de la dinastía Nazari, Resulto ser un rey amable con su pueblo, amante de las artes y enamoradísimo de su esposa Moraima.


En el año 1492, al perder el último reducto del Islam en España, los Reyes Católicos le ofrecieron las tierras de las Alpujarras (la hermosa sierra que rodea Granada) junto con una pensión económica para que vivieran él y sus sirvientes. Pero aquello no duró demasiado y forzado por las artimañas de Los Reyes Católicos terminó por verse forzado a dejar lo último que le quedaba.


La muerte de Moraima, el amor de su vida en el año 1493 precipitó su salida de España hacia tierras de Marruecos a las que llegó en ese mismo año siendo bien acogido por el entonces Califa de Fez: Muley FAMET el Benimerín que en aquella época era el regidor de las tierras de Fez así como de otras muchas posesiones. 


Boabdil vivió durante 33 años en Fez y se hizo construir un pequeño Palacete a la usanza de Alhambra. Fue muy querido por los habitantes de esta bulliciosa ciudad. 


El laberinto de calles que conforman su medina han sentido en su tiempo, los paseos del desdichado rey que perdió Granada. Vivió y fue querido, tanto por el Califa como por lo súbditos de este y como valiente hombre y fiel a su palabra que era Boabdil, ayudó a Muley a defender su califato contra los dos hermanos Jarifes que con motivo de aquella batalla por Fez y que ganaron, fundaron la dinastía que hoy en día gobierna en Marruecos.


Cuenta la historia que la batalla fue muy cruenta y que parte de las huestes de Mueley las mandaba un anciano guerrero de porte elegante y muy bravo en el combate que sucumbió junto con todos los suyos en las aguas del río que abraza a la ciudad de Fez y siendo que su cuerpo terminó en el mar. 



Fez, es un prodigio de callejuelas y religiosidad en que comparte con España no solo mucho de nuestra historia, si no incluso la muerte del último rey de Granada.   

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...