Páginas

Las espinacas


Las espinacas son originarias de Persia. Lo introdujeron en España los árabes en el siglo XI y el Europa con las Cruzadas, durante la Edad Media.

Se expandió y popularizó durante el Renacimiento y fue Catalina de Mediccis, a quien le encantaban que las introdujo en la Corte Francesa, cuando se casó con el rey de Francia en 1533.



Cuando hablamos de Espinacas a la Florentina, viene justamente del hecho que la ciudad natal de Catalina era Florencia y ella se trajo la receta y los cocineros de Italia.



Durante la Edad Media, en los mercados vendían unas bolitas de espinacas prensadas a las que llamaban espinoches.




La espinaca pertenece a la familia de las Quenopodiáceas. Es una verdura, que necesita de un terreno fresco y un clima templado, para crecer. Se planta en Agosto o Septiembre y se recolecta dos meses después.



El principal productores de Espinacas son EEUU, Japón, Holanda, Francia, Italia, Inglaterra y Escandinavia.


Pero se cultiva en muchos países y sobre todo, se consume en todos los países, por su gran valor energético en vitaminas minerales y por ausencia total en grasas, es utilizado en todas las dietas de adelgazamiento.


Muchas personas preferirían no comerlas, pero son tremendamente beneficiosas para la salud.

Nos referimos a las espinacas, unas verduras con un alto valor nutricional y carácter regulador debido a su elevado contenido en agua, vitaminas y minerales.


Las espinacas tienen pocas grasas y proteínas, por lo que son un alimento pobre energéticamente. Por este motivo, son muy recomendadas en las dietas de adelgazamiento.



Sin embargo, presenta propiedades lactantes, ya que es una buena fuente de fibra. Así, además de mejorar el estreñimiento, interviene en la reducción de la colesterolemia y en la velocidad de paso de los azúcares a la sangre, por lo que son súper beneficiosas en caso de riesgo cardiovascular y diabetes.


Por otro lado, las espinacas son fuente de provitamina A, que nuestro cuerpo transforma en vitamina A, por lo que es un alimento ideal para mantener el buen estado del cabello, la piel, las mucosas, los huesos, la visión y el sistema inmunológico.



Por si fuera poco, al ser portadora de sustancias antioxidantes, esta verdura interviene en la prevención de muchísimas enfermedades cardiovasculares, degenerativas o cáncer.


Además, también puede ser beneficioso para personas con problemas oculares, gracias a la provitamina A, luteína y zexantina; para las mujeres embarazadas, debido a su alto contenido en folatos, vitamina muy útil en los primeros meses de embarazo; y para los niños, que también requieren de esta vitamina.




 Las espinacas también son fuente de hierro, otros minerales y oligoelementos que favorecen la formación de glóbulos rojos, por lo que están indicadas en el tratamiento de anemias.


Sin embargo, poseen ácido oxálico, compuesto que presenta la capacidad de formar en el intestino complejos insolubles con calcio y hierro impidiendo su asimilación, por lo que no son recomendadas para personas propensas a formar cálculos en el riñón.


Por último, su bajo contenido en sodio y alto en potasio potencia su acción diurética, por lo que son súper beneficiosas para la hipertensión, hiperuricemia y gota, cálculos renales (salvo de oxalato de calcio) y en caso de retención de líquidos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...