Páginas

Niños, gnomos y mundos magicos




Pequeños, juguetones, bellos, alegres o pillastres, los pequeños seres mágicos de la naturaleza habitan en innumerables cuentos para grandes y pequeños alrededor del mundo.


En Europa, Japón y en la Grecia antigua, los espíritus elementales han quedado relacionados con el mundo de las flores y los árboles, ocupándose de su crecimiento y estando también asociados a las fuentes y los estanques, facilitando el desarrollo del mundo vegetal a partir del reino mineral. 



Gnomos o nomos , según el diccionario, significa ser fantástico, dotado de poder sobrenatural, también son llamados duendes, pigmeos o enanos, como se los conoce habitualmente en los cuentos de hadas. Paracelso, los nombró por primera vez, allá por el siglo XVI, derivando dicho término del griego “gnome y grignosko”, que significa conocimiento y sabiduría.


 El alquimista suizo los bautizó de ésta manera, ya que para él, éstos pequeños seres conocían los secretos de la tierra y de todo el cosmos. Ahora bien. ¿Cuál es la misión de los Gnomos ?. Su misión, además de ser específica, es muy importante ya que custodian los grandes bosques, protegiendo a los animales, impidiendo que los cazadores furtivos terminen con ellos, y evitando que los leñadores talen indiscriminadamente los árboles, utilizando para tal fin toda clase de obstáculos de origen “natural.”. 

 Estos seres, que se han popularizado gracias a los libros de cuentos para niños, de ninguna manera forman parte de la fantasía; muy por el contrario, son una realidad, de otra dimensión distinta a la nuestra, pero realidad al fin.











































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...