Páginas

Fausto Goethe, seleccion ilustraciones





Fausto de Johann Wolfgang von Goethe es una obra trágica enteramente dialogada, concebida más para ser leída que para ser representada (al estilo de La Celestina).


 Fue publicada en dos partes: Faust: der Tragödie erster Teil (Fausto: Primera parte de la tragedia) y Faust: der Tragödie zweiter Teil (Fausto: Segunda parte de la tragedia). Se trata de la obra más famosa de Goethe y está considerada como una de las grandes obras de la literatura universal.

La Primera parte fue en principio terminada por Goethe en 1806. Su publicación en 1808 fue seguida de una edición revisada en 1828–1829, que sería la última editada por el propio autor. Previamente, había aparecido una versión parcial en 1790 titulada Fausto, un fragmento. Las primeras versiones de la obra, conocidas como el Urfaust, fueron elaboradas entre 1772 y 1775; sin embargo, los detalles de esa elaboración no están enteramente claros.

Goethe terminó de escribir la Segunda parte de Fausto en 1832, el año de su muerte. A diferencia de la Primera parte, el foco de la acción ya no está centrado en el alma de Fausto, que ha sido vendida al diablo, sino más bien en fenómenos sociales como la psicología, la historia y la política. La segunda parte constituyó la principal ocupación de Goethe en sus últimos años y apareció solo póstumamente en 1832.





Fausto era un anciano que lo sabia todo, menos el misterio de la vida, se hizo mago, mas todo fue en vano. Sin haber tenido mujer e hijos ni haber disfrutado de los placeres del mundo, desconsolado no esperaba sino la muerte.

Cuando iba a beber un brebaje mortal escucha absorto el jubiloso toque pascual de las campanas. Arroja la copa de veneno y sale a la calle con su discípulo Wagner. Un perro les sigue, el cual entra también a la habitación de fausto cuando este retorna. El perro se hincha desmesuradamente, arde y de las llamas surge un caballero.


Era Mefistófeles, el diablo.

Le promete a fausto hacerle gozar de la vida plenamente, con la condición de que este le entregue su alma. El doctor acepta, firma el pacto.

En el antro de una bruja, bebe fausto un filtro y se transforma en un joven arrogante y habido de vivir el placer.

Con la ayuda de Mefistófeles seduce y se burla de margarita, una hermosa niña.
En un lance fausto da muerte a Valentín, un arrogante soldado, hermano de margarita, quien esta inculpada de dar muerte a su propia madre y a su hijito. Las aventuras de fausto no le causan a este sino sinsabores.
Mefistófeles conduce a fausto al palacio del rey. El reino atrav9ieza una grave crisis económica. Pero Mefistófeles la salva. En seguida, desciende con fausta hasta las mismas entrañas de la tierra.

Evocanse a Helena y Paris. Fausto cree encontrar la felicidad máxima con la hermosa Helena. Euforion, el hijo de ambos muere a consecuencia de una caída. Helena se desvanece entre tinieblas.
De vuelta al reino le presta eficaz ayuda el diablo y el doctor, al soberano, en una guerra. El rey le concede a fausto una provincia. Excitase desaforadamente su ambición.


Conviertese en un amo muy rico y poderoso. Más no se siente feliz. Ciego y anciano maldice de su suerte. Pronuncia la frase secreta del pacto. Acude Mefistófeles, pero no puede llevarse su alma. Por haberse mantenido esta pura, a pesar de todo lo ocurrido, se apoderan de ella los espíritus celestes.



Citas

-No hay esperanza más que para los seres limitados. Nunca le abandona enteramente al hombre de cerebro estrecho, que se preocupa por cosas pequeñas. Su mano ávida escarba la tierra para hallar tesoros, y se da por satisfecho si encuentra un gusano.


-Lo que brilla es obra de un momento: lo verdaderamente bello no es nunca perdido para la posteridad.

-Donde hay mucho, hay para todos.




-Para el hombre que conoce al mundo nada hay bueno

-Nunca lograréis admirar a los hombres si vuestra elocuencia no brota del fondo del corazón


-¿Quién podrá gloriarse de dar a un niño su verdadero nombre?



-Nunca abandona la esperanza al hombre que piensa en miserias

-Siempre se necesita aquello que se ignora y nunca podemos hacer uso de lo que sabemos

-Para mí los goces del espíritu consisten en un libro, en una hoja, en una página



-Nunca como al anochecer conoce el hombre lo que vale su morada.

-No es raro ver despreciar a los hombres las cosas que no pueden comprender y murmurar ante lo bueno y hermanoso que los importunan

-Preciso es que el placer tenga sus penas y el dolor sus placeres.

-Una mirada, una palabra tuya dice más que toda la ciencia de este mundo.



-Todo eso que el mundo llama inteligencia y ciencia no es más que vanidad y orgullo.

-El sentimiento es todo. El hombre es sólo el humo que nos vela la celeste llama.

-Los pueblos son como las mujeres, por mucho que uno haga por ellos, la juventud es siempre la preferida

-Nunca se aman tanto dos esposos como después de haber estado mucho tiempo separados.



-Es innegable que la sociedad da muerte al deseo.


-Cuando el juez no puede castigar, acaba por unirse al culpable.

-Que el que quiera el bien, empiece por ser bueno. El que desea la alegria modere su sangre, el que busca buen vino, pise racimos maduros, el que quiera ver milagros que fortifique su fe.


-Lo natural en las mujeres es tan parecido al arte!



-El hombre es voluble y las horas son también variables.

-El que cambia no debe existir.


-Lo que hace estremecer al hombre es casi siempre lo que más le conviene.

-No hay proyecto que en un principio no parezca insensato.




-Siempre acabamos por depender de nuestras propias obras.


-Proponte conocerte a ti mismo y tendrás ya un enigma.

-Hasta los monstruos son de aspecto agradable en el sitio donde buscamos a la mujer amada.


-Siempre se piensa en lo que se ha perdido; todo aquello a lo que uno está acostumbrado es un paraíso.


-La belleza es indivisible: el que ha llegado a poseerla, antes que compartirla prefiere anonadarla.

-Y haz que sea un solo hombre tu admirador, tu esclavo y tu custodia.


-Las mujeres acostumbradas al amor de los hombres aceptan sin elección.

-Vivir, aunque sea por un solo instante, es el deber y la misión más alta que debemos cumplir.




-Afea una triste noticia al más bello mensajero.


-Cuando mejores son las condiciones de su existencia, mayor es su rebeldía.



-Por el poder de la verdad mientras viva habré conquistado el universo.

-Alejaos de mí, no ayuda la fe, no ayuda el conocimiento: todo es vanidad.


-Por eso, pórtate bien y sé ejemplar; haz oír a la fantasía con todos sus coros, a la razón, al entendimiento, a la sensibilidad, a la pasión; pero, eso sí, cuídate de la locura.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...